viernes, 20 de junio de 2014

La Indisciplina Masónica y la Decadencia de los Valores

Comienzo del articulo publicado en la revista del mes de Junio 2014 - Nº 38 ; página 17

Tanto nosotros como individuos y al mismo tiempo nosotros como institución, estamos viviendo en una época de acelerados cambios que afectan muchos aspectos de nuestras vidas, desde los puramente materiales hasta los aspectos más ideales como son los valores, las creencias y las formas de proceder. Tampoco la institución está eximida de las influencias evolutivas de la sociedad profana, por ende debe ser infatigablemente reanalizada y recuestionada de manera constante, profunda y constructiva. Para que así, se logren satisfacer las nuevas necesidades que se presentan en nuestros talleres, debido a que cada vez más, nuestras columnas se están poblando de hombres mejor preparados profesionalmente, así como bien instruidos en los conocimientos de la cultura universal y por consiguiente hombres más exigentes con la institución.

Entre los temas menos debatidos en la actualidad se encuentra la disciplina y su vinculación con la formación de valores, siendo este tema de importancia máxima y ya veremos porque. Para nadie es desconocido que las actuales generaciones de maestros no desean repetir con los aprendices los modelos disciplinarios bajo los cuales fueron educados; de igual forma es obvio que los actuales aprendices no funcionan bajo los antiguos esquemas de la educación masónica, ni de la famosa excusa “eso no es de tu grado”. Sin embargo, nuevos esquemas de educación masónica trae como consecuencia procesos de ensayo y error que no son necesariamente los más exitosos mientras se obtienen nuevas formas de proceder que sean realmente efectivas. Ante esta búsqueda de nuevos patrones se deben realizar reflexiones y propuestas en torno a las normas y límites, a fin de brindar a los maestros alternativas de relación con aprendices y compañeros que favorezcan la evolución sana y armoniosa en el marco de una educación masónica centrada en los valores tradicionales.

Los problemas de comportamiento de los masones, incluyendo desde los aprendices hasta los maestros, en los talleres y fuera de ellos, son comunes en todas las logias. La disparidad de criterios disciplinarios entre los maestros, no favorecen una solución rápida y conjunta, por otra parte, el entorno profano de los masones, sobre todo en los aprendices (como lo son amigos, la televisión, el Internet, el constante cambio de valores en la sociedad....) no favorecen en nada la formación de valores tradicionales. Estos factores nos conducen a considerar la disciplina como una condición necesaria y no como un fin de la masonería, a su vez nos invitan a buscar una vía práctica para lograr este objetivo.

En líneas generales, la mayoría de maestros coinciden en que sin normas, ni limites, es imposible lograr un proceso de evolución masónica en las columnas, ni en el Oriente. Es importante que exista en los talleres y en las relaciones extratalleres, un ambiente y una actitud que contribuya al crecimiento, al trabajo y al buen hacer masónico, donde se incluya la disciplina y el respeto.

Puede leer el articulo completo y muchos más en: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será revisado y en breve aparecerá publicado.
Comentarios racistas, insultantes, violentos...serán excluidos.